29 abril, 2016

Las concentraciones en el fútbol

insua concentración

Escribo estas líneas recién llegado de la concentración que tuvimos con el equipo en Palma de Mallorca. Tres días en los que hemos pensado única y exclusivamente en la primer ‘final’ que vamos a jugar el próximo lunes frente al Werder Bremen y en la que tenemos que romper con la dinámica que llevamos en los últimos encuentros y que nos está obligando a vivir un desenlace  de temporada más sobresaltado de lo que deseábamos. Este pequeño ‘stage’ nos ha servido como toque de atención, llamado de alerta, para tratar de salir de la dinámica de malos resultados en la que nos encontramos. Ha sido efectivo para salir de la rutina, hacer grupo, cambiar las energías negativas que quizás había en los últimos días y comprometernos para el partido en Bremen.

Confieso que no soy un defensor de las concentraciones por el solo hecho de que uno no descansa igual en la cama en la que duerme diariamente que en la de un hotel. Pero, a su vez, reconozco también que tienen un marcado lado positivo. Concentraciones como la que tuvimos en Mallorca son muy beneficiosas y todas ellas buscan ayudar al jugador en el descanso y la alimentación, además de focalizarnos y centrarnos en el objetivo, en este caso los últimos tres partidos de la temporada.

Se equivocan aquellos que puedan pensar que las concentraciones buscan algo que no sea garantizar la alimentación y el descanso. Ni se me cruza por la cabeza que un futbolista profesional pueda salir la noche antes de un partido, pero sí es cierto que los que tenemos familias con hijos tenemos más fácil lo de irnos a dormir en una concentración que en casa cuando quizás tus hijos no tienen la edad suficiente para dormir toda la noche de corrido y yo particularmente cuando mi hijo (en un futuro breve, mis hijos) se levanta de noche, yo también me levanto. También es importante para la alimentación. El almuerzo o la cena están muy controlados, hay tres o cuatro platos con los que se busca obtener el máximo rendimiento del deportista. Y uno cuando come en casa quizás cocina lo que tiene a mano o el que no cocina pide algo a un Delivery pero no es lo mismo que en la concentración, sin dudas.

Recuerdo que cuando llegue a Liverpool no hacíamos concentraciones. Sólo si jugábamos de visitante y siempre y cuando fueran desplazamientos largos. Si el viaje era corto, tampoco pasábamos la noche en el hotel. Dormíamos en casa, nos juntábamos a la mañana para almorzar, teníamos la charla técnica y jugábamos. La verdad que me gustaba mucho la dinámica, disfrutaba el estar en casa y descansar en mi cama.

Fue una primera experiencia en Europa que después no continuó, ya que en el resto de clubes ya sí que era habitual quedar concentrados, salvo en el Rayo. En el Galatasaray lo hacíamos en la propia ciudad deportiva. Teníamos un complejo en el que cada uno tenía su propia habitación, había una sala de juegos y algo particular que pasaba era que la noche anterior a los partidos siempre venían de una peluquería para cortarnos el pelo o afeitarnos, ya que en Turquía es muy común que la gente se afeite en la peluquería. En mi caso aprovechaba, y cada tres o cuatro semanas me cortaba el pelo. Nunca está mal mantenerse y mas cuando a uno le cuesta mucho ir a la peluquería solo, jajajaj! Era muy cómodo.

Lo mismo era en el Sporting de Lisboa, con la concentración en el centro de entrenamientos y con nuestras habitaciones individuales. En este caso, eso sí, no había peluquero.  En el Atlético, sin embargo, sí era en un hotel y compartíamos habitación. Únicamente nos liberaba el Cholo Simeone cuando el partido era en el Calderón y muy tarde, pero incluso así, cuando ya eran las últimas fechas, también nos hacía concentrar por un tema de descanso y que nos estábamos jugando cosas muy lindas. Era habitual después de cenar (10:30-11), además, que los ‘profes’ del equipo, los preparadores físicos, pasasen con un carrito con fruta, batido de proteínas y bizcocho. Al final, era un momento donde nos juntábamos todos antes de dormir y pasábamos un rato agradable. Nos reíamos mucho y siempre había alguno de punto para la cargada. No falto la vez que le escondimos el carrito al ‘profe’ y estuvo 25 minutos para encontrarlo, ese día la cargada fue para él. Pero siempre en buen ambiente y con afán de reírnos todos juntos.

Luego me toco otra particularidad en el Rayo Vallecano. Paco Jémez no nos hacía concentrar y no solo eso. Las charlas técnicas eran el mismo día del partido por la mañana en la ciudad deportiva. Luego nos íbamos a casa a almorzar y descansar y nos encontrábamos todos en el estadio una hora y media antes del partido. La verdad que era una dinámica que me gustó mucho, porque hasta llegaba a dormir las siestas en mi cama y manejaba mis horarios para llegar lo mejor que yo consideraba a los partidos. Me sentía muy bien haciendo esa rutina.

Por último, aquí, en Stuttgart, empezamos sin concentrar, pero desde la cuarta jornada de Liga ya lo hacemos. Al principio compartíamos habitación y ya no lo hacemos.

Admito en este sentido que yo prefiero dormir solo. Cada uno tiene sus costumbres antes de acostarse y a veces por no molestar al compañero alteras hábitos que te ayudan a descansar o no te dejan descansar. Confieso que una vez, no voy a decir quién fue mi compañero de habitación, tuve que bajar a la recepción a las 3 de la mañana a pedir una habitación para mí sólo. ¡¡¡Roncaba mucho y era imposible dormir!!! Fue mi único problema. Con el resto de compañeros, cada uno con sus costumbres, fue siempre genial. Te ayuda a conocer además otras culturas. Me sucedió con Arda Turan por ejemplo y sus rezos antes de dormir en el Atlético.

Otra modalidad que yo viví con el Cholo era la de concentrar después de los partidos. No fue en muchas ocasiones y ocurrió cuando ya nos jugábamos prácticamente la temporada. Reconozco que me cuesta mucho dormir después de los partidos por aquello de la adrenalina, tensión y excitación que te queda. Y más aún en España, donde los partidos terminaban a veces a medianoche. Pero de esta manera se buscaba conseguirlo o al menos intentarlo.

Dejar una Respuesta

XHTML: Usted puede usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

7 enero, 2017

¡¡HAPPY BIRTHDAY TO ME AND A GREAT 2017 TO ALL OF YOU!!

I’m writing to you on the day of 28th my birthday after being absent for a few months. A special date for anyone, their birthday, but in my case, exactly 10 years ago is a date where I have to be on preseason, training, playing or as happened 10 years ago, playing the Sudamericano Sub-20 […]

14 septiembre, 2016

I fulfilled my wish: I stay in VfB Stuttgart and I want to go back to Bundesliga/ Cumplí mi deseo: sigo en en el VfB Stuttgart y quiero volver a la Bundesliga

“Today, without a doubt, we are one day closer to our return to Bundesliga and here you have an Argentinian that will give his everything for that to happen, come what may.” This is what I wrote in this same corner of my website last May 15th, a day after we got relegated to second […]

14 junio, 2016

Vacaciones entre el gimnasio y Urquiza Motos

Después de terminar la temporada con el duro descenso del VfB Stuttgart nos marchamos de vacaciones. Yo me fui a una isla griega con mi mujer y mi hijo una semana  para intentar desconectar y digerir mejor lo ocurrido. Apenas fue posible. Una y otra vez me llegaban recuerdos de partidos o pensaba sobre qué […]

15 mayo, 2016

A season hard to explain / Una temporada difícil de explicar

I’m sorry. That’s the first thing I have to say to the Stuttgart fans reading this. I never wished to write this. The history of the club and the nobility of the supporters didn’t deserve what happened at the end of the season. I am very sad about it. But at the same time I […]

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Asunto

Su mensaje

1+1=? 

×